AMARAS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO:
UNA NECESIDAD SISTEMICA EN EL MUNDO ACTUAL

 

Por Ernesto Grun

Ex Presidente
Asociación Argentina de Sistemas Generales y Cibernética - GESI, Argentina

Ex-Profesor en Filosofía del Derecho
Facultad de Derecho - Universidad de Buenos Aires, Argentina

© Proyecto Cerebro Colectivo, Instituto Andino de Sistemas - IAS, Lima - Perú, 2000.
http://www.concytec.gob.pe/ias/index.htm

 

 


 

 

 

"La gente siempre se quiere más a sí misma.

Pero en un mundo tan interconectado en el cual el daño hecho a uno es daño para todos, la mejor manera de amarse a sí mismo es amar también a cada uno de los demás"

ISAAC ASIMOV "GOLD"

GALATAS 5:14:Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu Prójimo como a tí Mismo

 


 

Ya hace miles de años, como dice en la Biblia, Dios dispuso: "Amarás a tu Prójimo como a ti Mismo" (Levítico 18,19). Precepto recogido luego en distintas formas en el Nuevo Testamento. El cristianismo ha extendido el significado de "Prójimo", originariamente aplicado a los de la misma raza, a todos los seres humanos. Al respecto dice la encíclica "Gaudium et Spes" que es un mandamiento de la máxima importancia para todos los hombres por su mutua inter-dependencia, y por la siempre creciente unificación del mundo. Por su parte las filosofías orientales han ampliado aún más su alcance extendiéndolo a todo el planeta

Pero también debemos tener presente que durante miles de años este mandato fue desoído y desobedecido.

Como lo señala Asimov en la cita que encabeza este trabajo en el mundo actual cumplirlo es más necesario y urgente que nunca.

Y cuando lo observamos vemos que, como también lo remarca este autor, el mismo configura un sistema altamente complejo que posee infinitas interconexiones que además interactúan a velocidades hace poco totalmente inconcebibles.

Ahora bien, la Sistémica o Teoría General de los Sistemas, nos enseña la importancia de las interconexiones en todo sistema, y por otra parte el fenómeno de las interconexiones se relaciona íntimamente con el mecanismo cibernético de las retroalimentaciones. De los varios tipos de retroalimentaciones nos interesa particularmente la positiva que potencia en un sistema, tanto la evolución de los aspectos negativos como de los positivos.

En nuestra sociedad que se inclina por un individualismo extremo donde cada uno se preocupa fundamentalmente por sí mismo, por cuidar y cultivar su propia "quintita" y, en el mejor de los casos, por su entorno inmediato; parece difícil poder convencer a la gente de la ventaja de amar a cada uno de los demás seres del planeta.

Sin embargo, a poco que reflexionemos veremos la importancia de este enfoque: Se ha dicho, certeramente, que la humanidad solamente podrá sobrevivir si desarrolla la imagen de un super-organismo, viviendo en un entorno que es, en sí mismo, un super- organismo (como ha caracterizado a nuestro planeta la teoría de James Lovelock, Gaia, describiéndolo como un todo viviente) y que su supervivencia por un futuro previsible está asegurado solamente si la relación entre sus subsistemas y entre ellos y el supersistema es fundamentalmente simbiótico, no predatorio ni parasitario.

Para un tal supersistema ni la institución de la guerra ni los graves conflictos sociales que vemos y experimentamos a diario, ni los constantes ataques que destruyen el sistema ecológico, pueden proseguir y menos aún, potenciarse.

Concretamente esto significa que el papel de la competición en los asuntos humanos debería ser progresivamente minimizado y reemplazado por la cooperación.

Para poner solamente algunos ejemplos:

  • En la reciente campaña militar contra Kosovo se destruyeron numerosos puentes sobre el Danubio, lo cual además de perjudicar al país atacado, Yugoslavia, perjudicó notoriamente a varios de los países atacantes, integrantes de la OTAN.
  • La explotación de la selva subtropical brasileña al mismo tiempo que posibilita dar trabajo a miles de personas y bienes a muchos más, está destruyendo aceleradamente la biodiversidad.

Pero no es solamente en la esfera de las luchas armadas y los conflictos sociales o ecológicos, sino también en otros campos en los que debe modificarse la relación con los demás. Ello se ve particularmente en el área económica, donde la globalización ha hecho que deba cambiarse el enfoque de la competencia y la lucha entre las empresas comerciales, industriales o de servicios.

También en la violencia que azota las relaciones familiares y sociales, producidas, entre otros factores por la creciente falta de espacio vital privado y por los problemas causados por el desempleo y la pobreza. Originados por el egoísmo de quienes ostentan la mayor proporción de la riqueza y detentan la mayor parte de la explotación de los recursos naturales.

Algunas aproximaciones se han estado efectuando en los últimos tiempos para lograr esta modificación conductual:

* La creciente difusión de métodos alternativos de solución de conflictos como la mediación empleada en distintas áreas: la política internacional, la jurídica, la comunitaria, la escolar, la conciliación laboral, entre otros.

*La difusión de los peligros que acechan al planeta por el deterioro ecológico.

*La creación de numerosas organizaciones no gubernamentales, internacionales y nacionales que se ocupan de temas relacionados con la violencia, la pobreza, el hambre, la degradación del medio ambiente, etc.

Analizar, en las distintas esferas de la vida social y natural, los mecanismos psicológicos, sociológicos, científicos y económicos que subsisten para trabar el cumplimiento del mandato bíblico, elaborar esquemas que permitan emplear y hacer efectivo este mandamiento en las relaciones humanas y con el medio ambiente parece ser sumamente necesario en este mundo cada vez más interdependiente en todos sus aspectos en el cual, por circunstancias que sería largo desarrollar aquí, se potencia crecientemente la violencia entre los seres humanos y sobre la Naturaleza.

En este sentido es posible que los más recientes desarrollos en el conocimiento de la compleja estructura biológica, instintiva y sociológica de los seres humanos, así como el empleo adecuado de las herramientas proporcionadas por la biotecnología y la investigación de la química del cerebro puedan lograr, bien orientados, un notable avance en este camino.

Si bien es una pretensión utópica que amemos a todos los demás como a nosotros mismos, la Sistémica y el estudio de los mecanismos cibernéticos, nos enseñan la ventaja, la conveniencia, más aún, la necesidad de tender, por los menos, hacia este ideal.

Porque, como dijo hace más de dos mil años San Pablo en su carta a los Gálatas, luego de citar la sentencia que motiva este comentario:" Pero si se muerden y se devoran unos a otros, cuidado!, Que llegarán a perderse todos."

El filósofo budista Daisaku Ikeda ha dicho algo, que aunque breve, creo que merece ser meditado largamente y en profundidad :¨¿Qué sentido pueden tener las exhortaciones de amar a nuestros semejantes como nos amamos a nosotros mismos cuando hay personas que se odian así mismos hasta el punto de poner fin a su existencia?¨. Y se responde: ¨Estoy convencido de que el único medio de regenerar el amor en nuestro mundo es que la gente llegue a comprender la significación de su propia vida y de la vida del universo y que comprenda la relación entre las dos clases de vida. Hoy no puede dudarse que la humanidad debe aprender a vivir junta, como una sola familia, porque ésta es la única alternativa ante la posibilidad de un suicidio en masa, en esta época en que quedaron anuladas las distancias y en que la energía atómica se ha utilizado irresponsablemente para fabricar armamentos¨.

Por su parte, Konrad Lorenz, el gran etólogo y Premio Nobel escribió, hace ya casi cuarenta años, en un libro cuya lectura debería ser obligatoria para todos los que se ocupen de la temática desarrollada aquí: "La Agresión, el pretendido mal"; que " la nueva situación biológica de la humanidad haga indiscutiblemente necesario un mecanismo inhibitorio que impida la agresión efectiva no sólo contra nuestros amigos personales sino también contra todos los humanos, de todos los países e ideologías."

"De ahí se deduce¨- continúa Lorenz- ¨la obligación incontrovertible, que es un secreto descubierto observando la Naturaleza, de amar a todos nuestros hermanos humanos, sin distinción de persona. Este mandamiento no es nuevo, nuestra razón comprende bien cuan necesario es y nuestra sensibilidad nos hace apreciar debidamente su hermosura. Pero tal y como estamos hechos, no podemos obedecerlo. Sólo podemos sentir la plena y cálida emoción del amor y la amistad por algunos individuos, y con la mejor buena voluntad del mundo y la más fuerte, nos es imposible hacer otra cosa. Pero los grandes artífices sí pueden. Y yo creo que lo harán, como creo en el poder de la razón humana y en el de la selección. Y creo que la razón empujará a la selección por un camino razonable. Creo asimismo que dará a nuestros descendientes en un futuro no demasiado lejano la facultad de obedecer al más grande y bello de todos los mandamientos verdaderamente humanos"

Los sistemistas, a través de su estudio de la evolución y comportamiento de los sistemas complejos, de sus interacciones e interconexiones pueden y deben, indudablemente efectuar todos los aportes posibles en esta dirección.

Si bien podría ser una pretensión utópica que amemos a todos los demás como a nosotros mismos, la Sistémica y la Cibernética nos enseñan la ventaja de, por los menos, tender hacia este ideal, que además parecería ser es un don inserto en la Naturaleza Humana, sino para muestra un botón:

Traducción:

El Abrazo que Salva

Esta es una fotografía de un artículo llamado: ¨El Abrazo que Salva¨. El artículo detalla la primera semana de vida de dos mellizos. Aparentemente, cada uno estaba en su respectiva incubadora, y se esperaba que uno de ellos no viviera. Una enfermera del hospital luchó contra las reglas establecidas y colocó a los bebés en una sola incubadora. Cuando estuvieron juntos, el mellizo más saludable tiró su brazo sobre su hermana, en una demostración de afecto innato. El pulso del corazón del bebé más pequeño empezó a estabilizarse y su temperatura alcanzó casi el nivel normal.

No nos olvidemos de abrazar a aquellos que amamos.

© Derechos de Publicación en Internet, Instituto Andino de Sistemas - IAS, 2000, Lima - Perú.

http://www.concytec.gob.pe/ias/index.htm