ORGANIZACIONES INTELIGENTES
MEDIANTE LA PRACTICA
DE LAS CINCO DISCIPLINAS SISTEMICAS
(Artículo presentado por el Autor en el
XII Congreso Latinoamericano de Estrategia de
SLADE)
Cochabamba, Bolivia
Mayo 1998

Ricardo A. Rodríguez Ulloa
Presidente Instituto Andino de Sistemas - IAS (Perú)


 

La práctica del concepto de "organizaciones inteligentes" resulta cada vez más difundido y deseado por compañías de diferente escala y ubicación en el mundo. Las hay desde pequeñas, de ámbito local y dinámicas, hasta grandes corporaciones transnacionales que por su complejidad se están exigiendo así mismas, la necesidad de ser "inteligentes". Sin embargo, el logro de ello no es fácil, se requiere, como dice Peter Senge, conocer, practicar e incorporar, sobretodo en los seres humanos que dirigen los niveles estratégicos de la organización, las 5 Disciplinas Sistémicas.

Para empezar en la práctica de estas disciplinas, debemos partir en primer lugar por adoptar un cambio en el paradigma a través del cual entendemos los "problemas" y buscamos las "soluciones" de nuestras organizaciones en el mundo real. El paradigma por adoptar, como lo venimos diciendo ya desde hace un buen tiempo, es aquel denominado de "sistemas".

En segundo lugar y como consecuencia de lo primero, resulta importante la práctica de percibir el mundo real bajo distintas perspectivas. Esto es lo que se conoce como la "práctica de modelos mentales"; ver el mundo real desde distintas perspectivas, analizando las consecuencias y secuelas que se generan al observarlo desde cada perspectiva o weltanschauung.

En tercer lugar, se requiere la práctica del "dominio personal", dominio que consiste en el adecuado manejo de nuestra racionalidad y de nuestro emocionar, puesto cualquier acto humano, es ante todo un acto generado por la emoción, que a su vez se basa en una racionalidad. Sin dejar de tomar conciencia que esta racionalidad es, a su vez, producto de una interpretación particular del mundo real (v.gr. un modelo mental). La toma de conciencia de este aspecto es sumamente importante en el proceso de aprendizaje individual o grupal.

En cuarto lugar, se requiere, por la complejidad cada vez más creciente de lo problemas existentes en el mundo real (y que muchas veces han sido creados por el propio ser humano); que el aprendizaje sea hecho en equipo, puesto que se ha demostrado que precisamente el aprendizaje y las ideas generadas en equipo son más creativas, innovadoras y de mejor calidad que aquellas generadas por personas individualemte. Y esto ocurre así, puesto que el interactuar en equipo permita el contraste de nuestros modelos mentales, de nuestras percepciones, es decir permite la apertura a la contrastación de interpretaciones del mundo real, todo ello a través del uso del lenguaje en sus dos formas de conversación: Conversación Tipo I: Diálogo, Conversación Tipo II: Discusión. Estos dos tipos de conversaciones generan aprendizaje, pero lo más importante, aprendizaje en equipo.

En quinto lugar, debemos decir que todo lo anterior nos debe llevar a una Visión Compartida de observar y entender tanto los "problemas" como las "soluciones" que se planteen en el mundo real. El logro de una visión compartida a nivel de grupo humano y si ésta visión además es sistémica, deberá permitir planteamientos de transformación adecuados en el mundo real.

En consecuencia, las organizaciones inteligentes son aquellas que han logrado incorporar la práctica de estas 5 disciplinas sistémicas en sus organizaciones. La tarea no es fácil y el reto es interesante. En esta línea de trabajo y como aporte a la creación de organizaciones inteligentes es que surge como una tecnología de soporte, las herramientas de simulación sistémica, que utilizan el lenguaje circular, en vez del lineal que plantea el paradigma actual.

Este tipo de herramientas de software está permitiendo poner en la computadora los "modelos mentales" de los gerentes, es decir sus "micromundos estratégicos" y así poder estar en la capacidad de analizar la calidad de su aporte, a partir de las consecuencias de sus ¨recomendaciones¨ sobre el futuro de la organización, que pueden ser observadas en el computador.

Si a ello adicionamos, que este tipo de trabajos se deben hacer a nivel de equipo gerencial, se convertiría entonces en un ambiente e instrumento muy útil para la constrastación de visiones sobre el futuro de las organizaciones, permitiendo a su vez la evaluación autómatica de las consecuencias de las ideas planteadas por la plana gerencial sobre temas de carácter estratégico.

La práctica de la contrastación de los micromundos estratégicos mediante el empleo de herramientas de simulación sistémica, resulta en consecuencia un instrumento barato, de fácil instrumentación y de gran utilidad en el proceso de conversión de nuestras organizaciones en "inteligentes" y viables en un mundo cada vez más competitivo y globalizado.